Varetai, el arte de irse de vareta

Aterriza en Sevilla Varekai, una producción de Cirque du Soleil inciada en el año 2002. Su título significa "dondequiera que" en romaní.
Pero nosotros tenemos nuestra propia versión:
VARETAY, una voz que en andaluz pedestre y medieval significa "irse de vareta, jiñarse".

En la imagen secuencia perruna helicoidal de susodicho espectáculo.
Fotografía gentileza de Juan Delgado©.

Fotografía mental


Cuando se trata de Arte con mayúsculas no dudamos de que lo que se le pase por la cabeza a este artista es algo de una gran calidad. El autor de la fotografía es Dieguito, ese profundo activista de Grinpí, un delegado del Arte de plasmar cabezas sobre papel y plástico. Y realmente lo consigue con nosotros, pues a su vez la cabeza perfecta y aromoniosa del modelo ha sido resaltada en un primer plano en movimiento de lo más exquisito, que recuerda a los planosecuencias del movimiento Dogma del danés Lars Von Trier.
Sabe que tenemos pinchada la fotografía en nuestra mente y no duda en plasmarlo con su pico pegando a la frente del "sufrido" espectador. Sin embargo, no se trata de reflejar un sufrimiento si no más bien hacer pensar las mentes adormecidas de estos tiempos locos. Donde derrumbarte es lo mínimo y nimio que puedes hacer al recibir tan tremendo shock artístico.
Vorágine que consigue frenar a la hora de visitar exposiciones y galerías de Arte.
Chapeau para este artista de la escuela onubense costeña (aunque haya pisado la playa solamente dos veces en su vida), afincado en los madriles.

Una de Arte con mucho Amor II


Limando obviedades verticales y puliendo transversalidades horizontales, hallamos en este montaje, mitad pintura mitad fotografía, la no casual y menos banal causalidad de espacio tiempo jamás vista en toda la Red, que nos brinda el Arte en general y la pintura y fotografía en particular:
Obsérvese la asombrosa coincidencia de las dos cabecitas asomadas al abismo de lo extemporáneo. Que bien pueden venir a mirar una obra del siglo XIX, que una del más rabioso, presente y neovanguardista siglo XXI. Ni Rilke asomado al hermoso tajo de Ronda pensó si quiera en asomarse como lo hacen estas dos obras. La una de Goya, la otra de Robin Chalart, el artista del As de la manga, si de lo que se trata es de jugar al póquer del Arte.

Para cerrar tan exquisita obra unos versos "rilkianos":
Tras el perro de Goya veo
Espejos que retornan más allá
de tu belleza asomada a
las inexistentes tuberías
de un falso cuarto de baño.

Sol nocturno,
se vive,
se crea.